viernes, 15 de junio de 2012

La ciudad vieja de Cáceres

Hace un par de meses emprendí con unos amigos una ruta centrada en la comarca de La Vera, aunque con alguna visita de paso a Trujillo para aprovechar la Feria del Queso, y ya que estábamos al lado, una pequeña visita a Cáceres y su ciudad vieja. El centro histórico de Cáceres fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986 por contar con uno de los conjuntos medievales y renacentistas más completos y bien conservados del mundo. Las primeras poblaciones de Cáceres se remontan a la prehistoria, con cuevas habitadas desde hace un millón de años. Posteriormente se asentó una colonia romana en el siglo I a.C., estando situada la ciudad en las cercanías de la Vía de la Plata. Los visigodos conquistaron posteriormente la ciudad, y finalmente fue refundada por los musulmanes, hasta que fue conquistada por Alfonso IX, rey de León en 1229.

Llegamos ya de noche, con el tiempo justo para recoger las llaves del hostal, y dar un pequeño paseo por el centro y cenar algo. Tras ir en busca de un par de sitios que habíamos rastreado previamente por internet y que estaban al final llenos, volvimos sobre nuestros pasos aprovechando para dar un paseo por las callejuelas medievales iluminadas a la luz de las farolas. Y en esto que escuchamos música celta saliendo de uno de los locales... que además era restaurante, así que probamos y pudimos cenar allí algunas raciones típicas extremeñas que estaban bastante ricas, como un solomillo de cerdo regado con torta del Casar, mientras disfrutábamos de un concierto de música celta en directo. Impagable.

A la mañana siguiente nos preparamos para dar otra vuelta ya a la luz del día, momento que aproveché para tomar las fotos que acompañan a esta entrada. También tomé algunas por la noche, pero con la cámara del móvil, cuya calidad en bajas condiciones de luz deja bastante que desear, así que he preferido no subir ninguna de estas. Nuestro hostal estaba en plena Plaza Mayor, por lo que teníamos la entrada justo delante nuestra. Eso sí, tuvimos una "desagradable" sorpresa a las 8 de la mañana, cuando empezaron a montar una estructura metálica y a probar micrófonos, para comenzar a las 9 una especie de yincana dando voces a todo volumen. Después de la paliza del viaje y acostarnos tarde, fue un pequeño mazazo. Caminar por las callejuelas de la Ciudad Vieja de Cáceres fue una gozada, al menos para mi. Está muy bien conservada y uno siente enseguida la sensación de inmersión en otra época. Palacios e iglesias, casonas, los escudos en las fachadas..., todo ayuda a arropar al visitante.

Plaza Mayor de Cáceres con el acceso a la Ciudad Monumental y la Torre de Bujaco

Arco de la Estrella y Torre de Bujaco

La Plaza Mayor es un buen punto de partida para comenzar el recorrido por el casco histórico, al que se puede acceder por el Arco de la Estrella, la más conocida y principal acceso al recinto. Ya al lado de este acceso se pueden encontrar algunos elementos que forman parte de todos los recorridos, como la Torre de Bujaco, de 25 metros de altura, a la que se puede subir para contemplar la ciudad pagando una entrada. Como no teníamos mucho tiempo disponible y no teníamos ganas de gastar mucho dinero, ya que esa misma mañana partíamos para Trujillo a la Feria del Queso, lo dejamos pasar. Esta misma entrada lleva derecha a la Concatedral de Santa María de Cáceres, una sobria construcción románico-gótica, finalizada entre los siglos XV y XVI. El exterior no destaca por su decoración y al interior no accedimos, aunque cuenta retablos platerescos y un museo, que para el que tenga curiosidad igual le resulta interesante.

Concatedral de Santa María

Torre del Palacio de los Golfines de Abajo

Iglesia de San Francisco Javier

Al lado de la catedral se encuentra el Palacio de los Golfines de Abajo, alojamiento de los Reyes Católicos las veces que visitaron la ciudad, así como numerosas casas y palacios, como el Episcopal y el de Mayoralgo, la Casa de los Moraga o la de los Duques de Valencia. Todas ellas se mantienen en un gran estado y en un estilo uniforme, lo que resulta más gratificante todavía. Al final la calle que seguimos desembocaba en la Plaza de San Jorge, presidida por la Iglesia de San Francisco Javier, una iglesia jesuíta del siglo XVIII. Se llega a ella tras unas escaleras, destacando la presencia de sus dos torres sobre la plaza. Dejando a la derecha la Casa de los Becerra y subiendo por la cuesta de la Compañía, se llega a la Plaza de San Mateo, donde se encuentra la iglesia del siglo XVI dedicada al mismo santo, y donde anteriormente se ubicaba una mezquita y luego otra iglesia diferente. Comunicada con la Plaza de San Mateo se encuentra la Plaza de las Veletas, donde se encuentra el Palacio de mismo nombre, un edificio del siglo XV construido sobre las ruinas del alcázar árabe, que cuenta con un importante aljibe y en la actualidad alberga el museo de la ciudad.

El Palacio de los Golfines desde la Iglesia de San Francisco Javier

Callejuelas de la ciudad vieja de Cáceres

Iglesia de San Mateo

Aquí terminó nuestro recorrido, nos dimos la vuelta y bajamos por la muralla hasta el Arco de la Estrella para salir de nuevo a la Plaza Mayor. Nos quedamos varios palacios y casas por ver, y no entramos casi en ninguno de ellos, únicamente en el museo militar del Palacio de las Cigüeñas, porque era gratuito. No obstante, me dio tiempo a apreciar el fantástico conjunto histórico de la ciudad, y creo que al menos conseguimos completar una ruta básica en un tiempo mínimo. Creo que dedicar un día entero puede ser una buena experiencia, para visitar todos los edificios, entrar en los más significativos y comer en este entorno, ya que hay varios locales para ello dentro del propio casco histórico, aunque sin romper la armonía visual. Quizá individualmente no posea edificios llamativamente impresionantes, pero es el conjunto de todos ellos lo que le aporta ese toque especial. Esta ciudad extremeña es una visita más que recomendable, yo desde luego os animo a visitarla.

Alrededores del Palacio de las Veletas

Otro rincón de Cáceres

Volviendo al punto de partida por el Adarve de la Estrella

La Plaza Mayor desde el Arco de la Estrella

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada